instituto médico estético

Otoplastia (Orejas)

PRECIO INTERVENCIÓN

Personalizado en cada caso

INDICACIONES

– La otoplastia, u operación de orejas, trata las “orejas de soplillo” o demasiado grandes, recolocándolas en una posición más próxima a la cabeza o disminuyéndolas si se considera necesario. En los niños se recomiendan a partir de los 8 años. 

– Orejas demasiado pequeñas.

– Orejas que tienen la parte de arriba doblada hacia abajo.

– Orejas que han sufrido un alargamiento excesivo del lóbulo. 

TÉCNICA Y POSOPERATORIO

En la otoplastia más frecuente se realiza una incisión en la parte posterior de la oreja que permite remodelar el cartílago. En algunas ocasiones es necesario utilizar puntos internos detrás de la oreja para mantenerla en su lugar. Aunque es habitual tener alterada una oreja, se operan las dos para que queden simétricas.
La otoplastia se realiza bajo anestesia local en los adultos, y con anestesia general en niños, por ser más difícil conseguir la inmovilización necesaria para el procedimiento. Esto puede hacer que los niños precisen un ingreso en el hospital de 24 horas.
La duración aproximada de la otoplastia es de una hora y media, aunque puede ser mayor según la complejidad del problema. Como todas nuestras intervenciones, las realiza nuestro especialista en Cirugía Plástica, en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

RESULTADOS

Los resultados de la otoplastia son definitivos al cabo de 3 meses y solo en algunos casos es necesario un retoque posterior.  La cicatriz que queda tras la oreja es apenas perceptible. La otoplastia no mejora la audición del paciente pero si la autoestima.

Pide cita en la clínica de estética y consulta tus dudas.

DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN

El paciente podrá reincorporarse a su vida normal en 5-7 días. El hormigueo y la insensibilidad de la zona desaparecen a los pocos días, y los dolores que puedan surgir por la otoplastia mejorarán  con los medicamentos prescritos por su médico.

Tras la otoplastia el paciente tendrá que llevar una venda durante unos días y usar una cinta (tipo tenista) uno o dos meses, sobre todo para dormir, para evitar que la oreja se doble o sufra algún tipo de traumatismo.

Es necesario evitar la piscina o el submarinismo durante 1 o 2 meses.