instituto médico estético

LIFTING FACIAL

PRECIO INTERVENCIÓN

Personalizado en cada caso

INDICACIONES

– El lifting facial ayuda a mejorar el aspecto de la cara y el cuello.

– Retrasa el efecto del descolgamiento.

TÉCNICA Y POSOPERATORIO

Dependiendo de las áreas de la cara a tratar en el lifting facial, el proceso quirúrgico puede variar teniéndose que en algunos casos complementar el proceso de lifting facial con técnicas como cirugía de párpado, aumento de pómulos, etc. Por esta razón, la duración del proceso depende de las características del paciente.
El lifting facial se realiza en una sola intervención, y deberá haberse hecho previamente un estudio preoperatorio con nuestro Cirujano Plástico en el que el paciente expone sus expectativas, se plantean los posibles métodos y se llega a concretar la cirugía. La técnica del lifting facial consiste en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión. Las cicatrices quedan perfectamente camufladas detrás de la oreja y en el cuero cabelludo.
Las heridas se cierran con puntos, dejando unos pequeños tubos bajo la piel para que no se acumule ningún exudado o sangre. El paciente tendrá un vendaje y un sistema de drenaje hasta el día siguiente y normalmente recibirá el alta a las 24 horas.

RESULTADOS

Los resultados del lifting facial son duraderos según la edad y hábitos del paciente. La acción quirúrgica del lifting facial crea un proceso de cicatrización que actúa como freno ante la gravedad, retrasando el efecto de descolgamiento. El lifting facial no puede garantizar un resultado definitivo, porque el efecto de la gravedad sigue existiendo. Uno de los grandes beneficios del lifting facial es la consecución de unos resultados lo más naturales posibles.

Reserva tu cita en tu clínica de estética para consultar tu caso.

DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN

El rostro presenta un aspecto más o menos hinchado en función de la extensión del trabajo realizado y de las características propias del paciente. Durante las dos semanas siguientes, deberán evitarse actividades violentas, pudiendo incorporarse a la vida cotidiana al final de este período de tiempo. Habrán desaparecido la inflamación y los moratones. Las cicatrices aunque tardarán un poco más, se harán prácticamente imperceptibles. La piel de la cara necesitará cuidados específicos y no podrá exponerse al sol en tres meses como mínimo.