tratamiento-corporal

Cirugía Genital Reparadora

PRECIO INTERVENCIÓN

Personalizado en cada caso

INDICACIONES

– La cirugía genital reparadora se ofrece para mejorar la estética y funcionalidad de los genitales externos e internos.

– Molestias en la zona genital al usar ropa ajustada, al realizar ejercicio físico o durante las relaciones sexuales.

– Reducción de los labios menores y/o mayores, o “rejuvenecimiento vaginal”. 

– Exceso de grasa en el pubis.

– Corrección de alteraciones congénitas como ausencia de vagina. 

– Reconstrucción genital post-oncológica o post-traumática.  

TÉCNICA Y POSOPERATORIO

La cirugía genital reparadora será llamada de forma diferente dependiendo del problema que se quiera corregir. Las cirugías más comunes son:

Labioplastia o plastia de labios menores, donde se recorta el exceso de piel y se remodelan los labios menores para que no sobresalgan sobre los mayores.

Vaginoplastia o rejuvenecimiento de labios mayores o pubis, donde se puede realizar un injerto de grasa de la propia paciente para devolver la turgencia a la zona; o al contrario, se puede realizar una liposucción de pubis, en los casos de acumulación de grasa.

La cirugía la realiza nuestro especialista en Cirugía Plástica en el Hospital Nisa Pardo de Aravaca. La duración de la operación puede oscilar entre los 30 minutos y una hora. Se realiza bajo anestesia local con sedación. En la mayoría de los casos, tras la intervención, no se necesita pernoctar en el hospital.

RESULTADOS

Los resultados de la cirugía genital reparadora son definitivos y se consigue una recuperación total al cabo de 4-5 semanas. Es una cirugía que mejora considerablemente la salud en los casos donde hay indicación clínica y que mejora la apariencia de la zona cuando se realiza por motivos estéticos, consiguiendo en ambos casos un alto grado de satisfacción de las pacientes.

Reserva tu cita en tu clínica de estética en Madrid quieres consultar tu caso.

DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN

Tras la cirugía genital es normal que la paciente sienta ciertas molestias, además de amoratamiento e inflamación en la zona intervenida durante unos días. Todo ello se tratará con anti-inflamatorios y analgésicos. La paciente no tendrá problemas para orinar desde el momento de la intervención, pero deberá abstenerse de mantener relaciones sexuales durante 3 semanas o hasta una correcta cicatrización.